La diabetes mellitus es una enfermedad bastante frecuente en la población mundial afectando en un porcentaje bastante alto sobretodo en los países de habla hispana sobre el 10 por ciento y las personas mayores de sesenta años tiene un porcentaje aun mayor sobre el 22 por ciento siendo esta de tratamiento lento y daña el sistema  nervioso y los vasos sanguíneos  de pequeño diámetro o mas finos produciendo una ( neuropatía diabética), afectando a distintos órganos  a lo largo del cuerpo como la retinopatía, nefropatía y la pérdida de sensibilidad en las extremidades sobre todo en los pies, son consecuencia directa del daño vascular, lo que es secundario al daño sobre el sistema nervioso  periférico. La disfunción eréctil en la diabetes es debida a múltiples factores, dado que tanto las lesiones vasculares como neurológicas afectan  al mecanismo de la erección. Además de lo anteriormente mencionado, las otras patologías que tan frecuente están asociadas a la diabetes como son la hipertensión arterial y la dispilidemia  (colesterol y triglicéridos), también dañan la micro circulación y pueden provocar disfunción eréctil por si mismas. Por lo tanto el paciente diabético está especialmente expuesto a sufrir de una disfunción eréctil al largo de su vida y se estima que alrededor del 50% presenta una alteración en la erección después de 10 años de enfermedad. La disfunción eréctil una vez establecida, es progresiva y de difícil tratamiento, teniendo que hacer un tratamiento con inyectables o necesitando colocar una prótesis en el pene para lograr la penetración. Para evitar y retrasar  su aparición, la clave está en la prevención manteniendo un estricto control metabólico intentando mantener glicemia cercana al rango normal , evitar el sobre peso, mantener una dieta equilibrada con una abundante ingesta de vegetales y realizar actividad física en forma periódica manteniendo un estado de vida saludable también hay que destacar que los daños a la circulación causadas por la diabetes no se limitan solamente al tejido eréctil del pene, sino que también afectan al corazón y cerebro. De esta manera se sabe que el paciente diabético que inicia una disfunción eréctil, está con riesgo aumentando de presentar un infarto o un accidente vascular cerebral. Por está misa razón es importante recalcar lo necesario de cambiar a un estilo de vida saludable y evitar las consecuencias del daño vascular causado por una diabetes mal cuidada. Es recomendable controlarse con su medico en forma periódica para conocer su estado de salud y no sufrir un trauma mayor.