La falta de ejercicios sedentarismo y la adicción a la bebida de café no es una buena compañía el café ocupa una de las costumbres mas arraigadas  en la población mundial ya que se bebe a todo evento, para iniciar el día acompañar en una conversación de negocio para cerrar un trato, para celebrar un encuentro con un amigo para pasar el frio  total el motivo no falta pero conocemos la relación  entre el colesterol el café y el sedentarismo, tomando en cuenta el principio estimulante del café, la cafeína era tomada en cuenta por los cardiólogos debido a su reconocido efecto sobre la actividad eléctrica del corazón, ya que posee un notorio efecto acelerador del ritmo de las palpitaciones cardíacas, siempre que se beba en exceso. Nunca antes se había  puesto atención en el café como un agente que pudiera intervenir en el equilibrio del colesterol corporal. Sin embargo un estudio científico parece comprobar que esta bebida no es tan inofensiva como aparenta. Un informe del New  England Journal of Medicine presenta una experiencia llevada acabo en Noruega, se evaluaron hábitos sometiendo a una dieta a 7300 hombres y una  cantidad igual de mujeres de diferentes edades. Entre los parámetros evaluados figuraban los distintos niveles sanguíneos de colesterol. Los científicos Noruegos descubrieron que, en ambos sexos el consumo de café caliente está relacionado con un leve aumento del colesterol total. Del mismo modo que quienes dejaron de tomar café durante diez semanas mostraron un leve descenso de este valor. Textualmente, el informe aclara: “un consumo diario de 6 o más tazas de café caliente aumenta la concentración de colesterol en sangre en las personas sanas. Esto permite concluir que reducir el consumo de esta bebida en las personas con hipercolesterolemia es una medida acertada” . Ciertamente la cuestión todavía no es aceptada por la totalidad de la comunidad científica aunque día a día se suman evidencias  de lo resultados de los investigadores Noruegos. Se a demostrado que las personas de entre 30 y 50 años que llevan una vida absolutamente sedentaria y beben  más de dos tazas de café al día,  es lo más probable de padecer de colesterol alto, el mas peligroso que es el LDL. En Awai científicos del instituto del corazón de Honolulu desarrollaron un estudio que demostró más claramente la relación entre café y colesterol. Durante los seis años que duró la experiencia, el consumo promedio de café entre los hombres japoneses de la isla fue de 3,4 tazas por día y el de té de 1,8. Quienes no bebían café presentaron un nivel promedio  de colesterol de 210 mg /dl mientras que aquellos que bebían 9 o mas tazas de café presentaban  valores superiores a 220 mg /dl. Por otra parte,del mencionado estudio no surge relación alguna entre el té o las bebidas colas que contienen cafeína con el colesterol. De todos modos, no puede dudarse que el exceso en el consumo de café tiene una fuerte relación con la salud  del sistema cardiovascular