La restricción de grasa en la dieta de los niños. Los padres pueden reaccionar de manera demasiado estricta ante la idea de reducir el nivel de colesterol en la sangre  y restringir por esta razón ciertos alimentos en la dieta de sus hijos. A tal punto que puedan ocasionarles problemas en el crecimiento. Aproximadamente el 30 por ciento de las calorías diarias recomendadas por la Academia de Pediatría para los niños de más de dos años, incluyendo aquellos que poseen colesterol alto deben ser derivadas de las grasas, las cuales son fundamentales para el normal crecimiento y desarrollo de sus pequeños. Sin embargo, recuerde que menos del  diez por ciento  de todas las calorías derivadas de las grasas deben provenir de las grasas saturadas (generalmente sólidas a temperatura ambiente, pueden ser halladas en las carnes vacunas, las de cordero o de cerdo, en la manteca y los alimentos ricos en cremas, como los quesos y los helados). El colesterol en la infancia no es sinónimo de enfermedades cardiacas en la adultez. Los niños cuyo test se demostró un alto nivel de colesterol, no necesariamente sufrirán de esta enfermedad en el futuro. Aún si la poseen ésta es solo una de las diversas causas de riesgo  para contraer enfermedades cardiovasculares. Una reciente información sobre un estudio realizado indica que los adolecentes fumadores  corren el riesgo de tener enfermedades cardiacas cuando sean mayores. Menos televisión y mas ejercicios los niños, jóvenes y adultos que pasan muchas horas sentados viendo televisión o en el computador son mas propensos a tener colesterol alto se recomienda adecuar los tiempos frente a la pantalla y combinarla con tiempos dedicados al deporte y a los ejercicios es una actividad a la cual se le reconoce muchos beneficios también ayudan a bajar el colesterol. Los niños y jóvenes  deben hacer ejercicios por lo menos tres veces por semana, aeróbicos,  ciclismo, natación o carrera por lo menos veinte minutos diarios tres veces por semana y los adultos gimnasia, caminata .  Conclusión A pesar de la gran cantidad de avances que nos tiene acostumbrado la medicina moderna la ciencia médica no tiene mucho que aprender sobre la relación que existe entre el alto colesterol infantil y las enfermedades cardíacas de los adultos. Sin embargo los profesionales coinciden en un punto claro ; la práctica de ejercicios físicos y la restricción del consumo de tabaco en la adolescencia, sumada a una dieta balanceada  baja en calorías, es el mejor camino para disminuir el peligro de las enfermedades cardiovasculares en el futuro.