Archive for marzo, 2011


Nuevas investigaciones indican  que la comida rica en luteína zeaxantina ( bioflavonoides que se encuentran en verduras comunes),pueden disminuir el riesgo de la causa más común de ceguera en adultos mayores la degeneración ; la degeneración  macular (enfermedad de los ojos ocasionada por  degeneración ,daño o deterioro  de la mácula que es una capa amarillenta de tejido sensible, ubicada en la parte posterior del ojo en el centro de la retina , y que proporciona la agudeza visual que permite percibir detalles finos y pequeños .cuando la mácula no funciona correctamente, las áreas del centro visual empiezan a perder  nitidez) los científicos examinaron el efecto de estos dos bioflavonoides durante 14 semanas en 12 personas y registraron mejoras en aquellos pacientes que sufrían de degeneración macular, relacionada con la edad. Se descubrió además que las personas en un grupo de control que no sufría de degeneración macular, también mostraban mejorías en su visión.  La cantidad de bioflavonoides requerida para registrar esta mejora fue el doble de la considerada como la porción diaria recomendada de frutas y verduras y el Dr. Recomienda espinacas y verduras de hojas verdes para obtener luteína extra Es importante  considerar que la luteína es  un nutriente oleo- soluble, por lo tanto agregue palta y aceite de oliva extra virgen a la ensalada para absorbe tasi la luteína de las verduras. La mantequilla también es un alimento valioso a absorber la luteína. Tenga cuidado con la margarina y todo tipo de aceites hidrogenados que actualmente saturan el mercado y son difíciles de identificar, por que son especialmente dañinos para la circulación de la sangre. Durante  los últimos cincuenta años, se nos a mantenido engañados acerca de la seguridad de la margarina y de los aceites hidrogenados. En el libro” Fats that Heal,Fatsthatkill” su autor, Udo Erasmus, advierte que son los alimentos mas dañinos que consumimos en nuestra dieta moderna, y muchos creen que son más saludables que la mantequilla y las grasas de origen animal, pero ciertamente no lo son. No es accidental que nuestras constantes enfermedades actuales comiencen en las estanterías de los supermercados y en nuestra agua potable medicada , para continuar a través de tratamientos en centro no- naturales, donde se prefiere a las drogas por sobre estilos de vida sanos y cambios en la dieta. La naturaleza nos proporciona estos dos bíoflavonoides zeaxantina se encuentra en mayor cantidad en frutas y verduras de color naranjo y amarillo: naranjas , mandarinas, pimentones choclo, caquis. Todas las verduras de color verde la poseen pero son más ricas en luteína, en ocasiones contienen hasta diez veces más, la naturaleza nos proporciona estos dos bioflavonoides  en forma conjunta la zeaxantina es predominante en frutas y verduras de colores brillantes, y la luteína  en aquellas de color verde, pero ambos están presentes en forma conjunta ya que necesitamos de ambos. Mientras crecemos y durante nuestros años de más actividad, es vital que recibamos estos dos nutrientes para asegurarnos una visión óptima y duradera. En el libro los Vita nutrientes del  doctor Robert C. Atkins indica si consume la col rizada espinaca y otros vegetales de hoja verde, obtendrá una combinación invencible  de luteína y zeaxantina . No solo puede prevenir las cataratas  sino que también  pueden reducir en un 57% el riesgo  de degeneración  macular. No se pueden seguir  dietas de moda o de especialistas por un periodo de tiempo indeterminado, debido a que nuestros requerimientos de nutrientes son muy complejos. Una dieta completa consiste en el consumo de todo tipo de alimentos de acuerdo a la estación, y la naturaleza se a encargado de que podamos consumir toda una gama de alimentos a lo largo del año. Es importante no solo consumir nuestros favoritos, sino que además debemos sacar provecho de todos aquellos que la naturaleza nos provee en cada estación.

Anuncios

Las grasas  son componentes necesarios y vitales para la salud de nuestro cuerpo mucho se a hablado de  este tema que se llega a producir una confusión para dilucidar el asunto diremos que depende del tipo de grasas y de la calidad y la manera de prepararlas para su consumo hay grasas que son buenas para nuestra salud y otras que no lo son. En los países industrializados más de dos tercios de la población muere por causa de enfermedades degenerativas producidas por las grasas mas del sesenta por ciento muere por las siguientes patologías que se relacionan con la degeneración de las grasas: enfermedades cardiovasculares 43% cáncer 22,4% y diabetes un1,8% todas  estas personas han fallecido por malos hábitos en su alimentación basados en la ignorancia y desconocimiento del problema lo fundamental a tener en cuenta es que nuestro cuerpo necesita para vivir en condiciones saludables comida, aire, agua y luz y partir de estos elementos se determina la salud de nuestro organismo, si conocemos que estos cuatro elementos determinan nuestra salud física podemos escoger a que calidad de elementos nos expondremos ya que nuestra salud dependerá de nuestra elección. Las proteínas, carbohidratos y las grasas son los mayores componentes de nuestra alimentación y son los pilares de la nutrición. Siendo de las grasas de donde proviene una parte substancial de calorías. La falta de uno de los factores mencionados, inevitablemente llevará a un deterioro físico con un final mortal si dicho factor no es reincorporado en la cantidad necesaria. Un exceso producirá síntomas de intoxicación. En el ambiente moderno, a menudo la enfermedad por carencias de nutrientes es más común que las intoxicaciones por exceso. Elegir grasas saludables ciertas grasas son absolutamente necesarias mientras que otras van en detrimento de la salud. Algunas curan y otras matan. Cuáles son las unas y cuáles son las otras depende de varios factores. LO importante es saber qué tipo de grasa es, cómo ha sido tratada, si es fresca. Si fue expuesta a la luz. Oxigeno, hidrogeno, agua, a qué tipos de metales, cuan vieja es, cómo se ocupó en la preparación de la comida, etc. Lamentablemente esto no  se da a conocer y tampoco se enseña a los futuros estudiantes ni a la población en general ignorando su importancia. Si tenemos los tipos de grasas correctos, en la cantidad y balance adecuados, y es preparada mediante los métodos correctos, ellas construirán nuestra salud y nos mantendremos sanos, pero el tipo de grasa equivocado, una mala cantidad y balance, o  incluso  el tipo de grasa correcta mal preparada en la cocina causará enfermedades degenerativas. Para mantener la salud necesitamos cambiar el consumo de grasas, aceites y otras sustancias grasosas. Si queremos prevenir una muerte prematura por enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes, y alejarnos de la artritis, obesidad, síndrome premenstrual o ciertos tipos de enfermedades mentales, debemos estar informados de nuestra nutrición. Las grasas han sido omitidas de los sistemas de nuestra educación en forma deliberada, haciendo  que parezcan algo que debe ser evitado.