Sexo- Amor- Infarto- y Muerte- Titulo para una novela de ciencia ficción. La verdad que se cuentan muchas historias en la posibilidad de morir teniendo una relación sexual, este tema es muy consultado con el medico  cardiólogo y en la consulta del  sexólogo, lo que sucede es que ciertamente se dispone de muchos antecedentes de hombres y mujeres que han sufrido infartos u otros problemas cardiacos durante una relación sexual. Durante la relación y el coito se eleva la frecuencia del ritmo cardiaco y la presión arterial por eso sin los cuidados necesarios que debe indicar l medico en cada caso en particular en personas que padecen  enfermedades al corazón pueden traer complicaciones cardiacas debido al esfuerzo ejercitado durante el acto de la relación. Sin embargo esto no ocurre siempre ni tiene que ser necesariamente así, en un estudio  que se hiso por médicos especialistas en norte América se señalo que un hombre quema 270 calorías durante una hora de relaciones sexuales. Este gasto de energía es comparable al necesario para caminar 3 kilómetros en una hora  bailar, jugar al golf  durante este tiempo, o andar en bicicleta a una velocidad de siete kilómetros por hora. Quien pueda desarrollar estas actividades sin afectar su corazón es de suponer  que puede mantener relaciones sexuales sin peligro. Hasta el momento solo  nos hemos preocupado de los hombres pero que pasa con nuestras queridas mujeres. Tenemos una parte negativa en la sexualidad femenina a causa de dietas ricas en grasas algunos expertos piensan que si habría que recordar que cuando una mujer esta  excitada sin necesidad de que haya un contacto físico, la vagina comienza a lubricarse. Segrega un líquido que la humedece y la vuelve receptiva para la penetración. Cuando faltan estímulos suficientes y la penetración se hace antes que la lubricación aparezca, la relación sexual se vuelve dolorosa. El tejido del clítoris es muy sensible y sólo responde placenteramente a un tipo de estimulación muy suave que puede volverse más intensa cuando el mismo se retrae por un alto nivel  de excitación. Si las caricias son fuertes o rígidas en ves de excitación producirán dolor. El sicólogo Jack  Parlow de Toronto. Canadá que dicta conferencias acerca de las conexiones entre la dieta y la sexualidad sospecha que las mujeres con bloqueos de colesterol en la zona vaginal sufren  una reducción  en la lubricación. El afirma que: Fisiológicamente, las arterias de todo el cuerpo desarrollan bloqueos de placas de colesterol en ambos  sexos. Pero cuando estas arterias estrechas están ubicadas en el área de la pelvis, es típico que las mujeres no reconozcan que ahí hay un problema  y no se quejan. En general no les impide tener relaciones, mientras que la ausencia de una erección impide la actividad sexual del hombre. En la mayoría de los casos las enfermedades afectan la sexualidad de manera específica. Cuando una persona se siente enferma, sufre dolores y esta débil en general no se interesa por el sexo.  Como vemos, es natural que los problemas con el colesterol influyan inhibiendo el deseo sexual en etapas muy tempranas de su desarrollo. También verificamos que, por ejemplo para que una erección se produzca se requiere un caudal suficiente de sangre en el pene. Y las enfermedades vasculares, como la arterosclerosis o las trombosis locales ,afectan la circulación sanguínea del pene, provocando la disfunción eréctil. En resumidas cuentas la sabiduría convencional actual a cerca de la dieta pobre en grasas y la ejercitación tiene un nuevo propósito a parte de mantener latiendo el corazón. Es algo en lo cual la mayoría de la gente en sus treinta y cuarenta años no piensa, pero debería. Esos pasos preventivos también pueden ayudar a su mejor desempeño en el dormitorio. DE esa manera es muy probable que una persona sana  tenga también, una vida sexual sana.