Nadie ignora que mientras menos grasas se consuman mejor será la salud de nuestro corazón y organismo, nos referimos alas LDL o grasas saturadas, pero muchos no se dan cuenta quela  ingesta exagerada de grasas en nuestros alimentos pueden tener consecuencias no deseadas  de echo la sexualidad disminuida  que le ocurre a hombres de  los treinta hacia arriba inclusive algunos mas jóvenes, son personas que normalmente sufre de colesterol poco saludable o sea tienen el HDL disminuido el colesterol bueno, en un estudio de investigación realizado en la facultad de medicina de Boston los investigadores midieron 17 hormonas en mil quinientos hombres de diferentes edades entre los treinta y cinco y setenta años y los relacionaron con lecturas de HDL(colesterol bueno) el que protege de las enfermedades cardiovasculares estas determinaciones luego fuero correlacionadas  con la potencia y cuan a menudo los hombres tuvieron relaciones sexuales por primera vez quedo demostrado en forma estadística que los niveles del colesterol HDL están relacionados con la impotencia, la información  entregada por el urólogo de la mencionada facultad, eso nos da a entender  que la impotencia se puede rastrear a través de las arterias enfermas igual que las enfermedades cardiacas de la misma manera que el corazón necesita arterias limpias para recibir la cantidad necesaria de oxigeno el pene requiere ductos circulatorios abiertos para recibir la sangre para su erección la dilatación de las arterias , dorsal y profunda que nutren el pene, da por resultado el drenaje del tejido esponjoso. Esta dilatación va acompañada por un espasmo de los músculos de la base del pene, cerca del ano. Este espasmo abarca las venas  que drenan la sangre, con lo cual impide que esta escape rápidamente. Mientras exista estimulación  suficiente en las terminaciones del pene y también buenos estímulos (como son las fantasías) provenientes del cerebro , un hombre podrá mantener su erección. Debe tenerse en cuenta  que la estimulación excesiva, los estados de ira, el dolor, la culpa, la ansiedad o la vergüenza, inhibe la capacidad de erección no se logra o se pierde rápidamente. Por otro lado tal como las grasas pueden bloquear el sistema circulatorio de las arterias del corazón lo pueden hacer en las arterias del pene, interfiriendo con la circulación sanguínea entonces puede ocurrir una especie de infarto en el pene y el hombre tendrá dificultad para tener una erección. Como el HDL ayuda a otros lípidos de la sangre no se depositen en las paredes de las arterias, bajos niveles de HDL pueden hacer que se aumenten los riesgos de la impotencia.